Modesto Arreola 1035, Entre Diego de Montemayor y Platon Sanchez, Centro de Monterrey c.p. 64000

Psicoterapia Infantil

La psicoterapia infantil consiste en una serie de técnicas y métodos de intervención psicológica que deben ser utilizados cuando los padres en casa, o los maestros en el aula, detectan que el niño o niña no está consiguiendo un nivel considerado normal o estándar en alguno o varios aspectos de su desarrollo cognitivo o emocional o en su aprendizaje.

Dicho de otro modo, es necesario recurrir a los servicios de profesionales de la psicología, la pedagogía o la psicopedagogía cuando algún factor del carácter o la personalidad  del niño le está impidiendo madurar y desarrollarse de forma óptima, dificultando su relación con los demás o algún aspecto de su aprendizaje.

Características de la psicoterapia infantil

Los métodos terapéuticos de psicoterapia infantil tienen los mismos objetivos que los utilizados con jóvenes y adultos, por lo que en algunos aspectos son similares. Sin embargo. existen dos características claramente diferenciales en los tratamientos para niños: un implicación más directa de la familia y un gran protagonismo del juego con un uso terapéutico.

El papel de los padres

La implicación directa de los padres es importantísima en la psicoterapia infantil. En primer lugar, es fundamental su asistencia  y seguimiento de las sesiones, normalmente se combinan algunas visitas al especialista con la presencia de los padres con otras individuales.

Pero el papel de los padres va mucho más allá que estar presentes en algunos momentos de la terapia, puesto que para conseguir los objetivos propuestos es necesario continuar con los ejercicios y la terapia también en casa, siguiendo las indicaciones del profesional.

La importancia del juego

Los niños, sobre todo si son pequeños, utilizan el lenguaje como su principal medio de expresión. Por este motivo, no es de extrañar que sea un elemento clave por varias razones:

- Es juego es el equivalente del lenguaje en los adultos. Por lo tanto, es el mejor vehículo para que los niños puedan expresar sus problemas, inseguridades, temores, emociones, expectativas,  etc.

- Permite una fácil interactuación con los especialistas, que de esta forma pueden detectar los traumas de los pequeños y encontrar su solución.

- A través del juego se pueden aplicar los aspectos fundamentales de los distintos métodos psicológicos.

- Permite la creación de un contexto seguro donde De esta forma, es posible crear un contexto seguro donde los niños y niñas pueden expresarse con confianza,  aprendiendo métodos y recursos de interactuación con otros niños y adultos, principalmente con sus padres, hermanos y maestros.

- Es posible adecuar el juego a cada edad. Por ejemplo, en niños de corta edad se utilizan juegos básicos como bloques, plastilinas o puzles. Y con más edad se puede recurrir a dramatizaciones, juegos en grupo o representaciones teatrales.